4 minuto de tiempo de lectura

¿Por qué se producen los vómitos de lechada y cómo limpiarlos?

¿Por qué se producen los vómitos de lechada y cómo limpiarlos?

La lechada es un componente crucial en las instalaciones de baldosas, ya que desempeña un papel tanto funcional como estético. Sin embargo, los propietarios pueden encontrarse con un problema común conocido como eflorescencia. Este fenómeno consiste en la aparición de una sustancia pulverulenta blanca o a veces coloreada en las líneas de lechada, que puede estropear el aspecto general de la superficie del azulejo. En este artículo, exploraremos las causas de la eflorescencia y ofreceremos métodos eficaces para limpiarla, con el objetivo de restaurar la belleza de sus espacios alicatados.

Comprender la eflorescencia

La eflorescencia se produce cuando las sales solubles en agua y los minerales presentes en la lechada o en los materiales subyacentes salen a la superficie al evaporarse el agua. Este proceso puede dar lugar a la formación de un antiestético depósito pulverulento o cristalino en las líneas de lechada. Varios factores contribuyen a este fenómeno:

  • Evaporación del agua: Cuando el agua se evapora de la lechada o el mortero, deja sales y minerales en la superficie, formando un residuo pulverulento. 
  • Humedad excesiva: Los altos niveles de humedad o la infiltración de agua pueden agravar el problema. A medida que el agua penetra en las líneas de lechada, disuelve los minerales y sales inherentes, que luego se depositan en la superficie a medida que el agua se seca. 
  • Limpieza inadecuada: El uso de productos o métodos de limpieza inadecuados también puede provocar eflorescencias. Los productos químicos agresivos o un fregado excesivo pueden dañar la lechada, creando espacios para que los contaminantes se acumulen y vuelvan a salir a la superficie.

Limpieza de eflorescencias

  • Cepillado en seco: Comience cepillando suavemente las líneas de lechada afectadas con un cepillo de cerdas suaves o un paño seco para eliminar cualquier resto suelto o eflorescencia. Este paso ayuda a preparar la lechada para una limpieza más profunda.
  • Solución de vinagre: Prepare una mezcla de limpieza con partes iguales de vinagre blanco destilado y agua. Aplique esta solución a las líneas de lechada y déjela reposar durante unos minutos para aflojar la suciedad y los residuos. Después, frote las líneas de lechada con un cepillo suave para levantar los depósitos descoloridos. Enjuague bien la zona con agua limpia.
  • Pasta de bicarbonato: Para manchas más difíciles o eflorescencias persistentes, prepare una pasta con bicarbonato sódico y agua. Aplique esta pasta en las zonas problemáticas y frote suavemente con un cepillo. Deje reposar la pasta durante un rato antes de aclararla con agua.
  • Limpieza a vapor: La limpieza a vapor es una forma eficaz de eliminar las eflorescencias. Utilice un limpiador de vapor diseñado para lechadas, siguiendo las directrices del fabricante. El vapor a alta temperatura ayuda a disolver y eliminar los contaminantes de las líneas de lechada.

Prevenir futuras eflorescencias

Para evitar la reaparición de eflorescencias, tenga en cuenta estas medidas preventivas:

  • Sellado adecuado: Después de que la lechada se haya curado completamente, aplique un sellador de alta calidad a las líneas de lechada. Este sellador sirve como barrera protectora, minimizando la absorción de agua y reduciendo así la probabilidad de eflorescencias. 
  • Ventilación adecuada: Asegure una ventilación adecuada en las zonas propensas a una humedad elevada, como baños y cocinas. Utilice extractores o abra las ventanas para facilitar la circulación del aire y reducir la acumulación de humedad. 
  • Mantenimiento rutinario: Mantenga un programa de limpieza regular de las superficies de azulejos y baldosas utilizando productos de limpieza suaves y específicos para lechadas. Evite limpiadores abrasivos o herramientas que puedan dañar la lechada.

La eflorescencia puede desmejorar el aspecto de las zonas alicatadas, pero conocer sus causas y emplear técnicas de limpieza eficaces puede ayudarle a mantener la limpieza y el atractivo de sus líneas de lechada. Recuerde que la adopción de medidas preventivas, como el sellado y el mantenimiento regular, puede reducir significativamente el riesgo de futuras eflorescencias. Con una atención cuidadosa, puede asegurarse de que las superficies de sus baldosas mantengan su encanto y realcen el atractivo estético de su espacio.